El Nihilismo es nuestro destino, pero aún no somos Posmodernos. Parte I

Por: Luis Aristides
Portada por: Giovanna Tommasi

 

I . La pasión de nuestros tiempos

Según Vattimo, el valor representa la más importante urdimbre del edificio filosófico, que una vez habiendo sido revisado –tarea llevada a cabo ya por Nietzsche y Heidegger–, no debe dejar de ser vigilado.

En nuestra época, los conceptos mayores de la tradición filosófica ya han sido el primer blanco a desvalijar, y el avance de su despojamiento es brutal. Nihilismo y posmodernidad son los nombres con los que se asocia a este ánimo por la catástrofe.

Existe en la cultura una regia pasión por el aniquilamiento. El pensamiento se degrada hasta disolver los valores supremos con los que había trabajado durante milenios, con algunos cortes pero por lapsos prolongados. Esta red de conceptos, supremacía del pensamiento, sobrevive siempre en la oscuridad hasta que alguien de cuenta de ellos, haga visibles su función dentro de los sistemas discursivos, paradigmas y estructuras.

Es en ese tenor que el nihilismo surge como una postura natural. Va más allá de la hermenéutica, pone en tela de juicio los principios de unidad y coherencia del pensamiento –aún aquellos de carácter negativo–, hace tambalear nuestro saber en torno a los procesos cognitivos –pone en crisis el origen de nuestras facultades en general. Ha desnudado la condición humana, lo cual nos ha regalado la posibilidad de abrazarla sin tapujos ni autoengaños. La última instancia es el destino inmanente de una invención. Es por ello el nihilismo un derrumbe y un desengaño.

El, no obstante, conlleva un final de la partida, que se construye en el tenor de la interacción de los conceptos mismos que pretende justificar.

Después del nihilismo no podemos evocar el concepto de verdad con términos ordinarios –es todo lo que sabemos. El vacío del que tanto aplauden al nihilismo, es más bien la máxima vulnerabilidad, la principal desventaja que nos caracteriza como especie, la separación radical, la llamada zona de indefensión del ser de la humanidad o vacuidad, no una postura ideológica, ni tampoco una doctrina literaria; es una reforma paradigmática con respecto a nuestra condición como seres humanos. Esto quiere decir que del nihilismo podemos emanar alguna ética, un ethos-acción distinto. Una ética de la vacuidad, de lo irracional-racional, de la paradoja, de la incertidumbre y la apuesta.

Es común el sentimiento que contrapone este nuevo espíritu al pensamiento metafísico, y es aún más común quienes rechazan el orden de lo moral por considerarlo exclusivo del discurso de la filosofía primera. No obstante, la pasión, este pathos o carácter del hombre –nuevo hombre– del nihilismo, es la muestra de una fortaleza aún más sólida e infranqueable, que aquella, que hasta antes de él había mantenido unido al espíritu humano (ahora completamente deshecho)[1]. “Creo que nuestra posición frente al nihilismo (lo cual significa nuestra colocación frente al proceso del nihilismo) se puede definir recurriendo a una expresión que aparece a menudo en los textos de Nietzsche, la expresión “nihilismo consumado”[2]. El nihilista consumado o cabal, es aquel que comprendió que el nihilismo es (única) chance.”[3]

[1] Todo pensamiento metafísico es un discurso y como tal debe ser interpretado. En tanto que discurso, es posible abordarlo de manera genealógica, buscar las condiciones de su origen y separarle con precisión de otros tipos de discursos con los que se le asocia, como la doctrina, la dictadura y la religión, del mismo modo como la haríamos con la epistemología y el pensamiento filosófico.

[2] Ibid. P.23

[3] Ibid. P. 23

Ruta: encuentra tu entretenimiento

Arte alrededor del mundo

SEPTIEMBRE | recomendaciones culturales: ciudad de méxico “Los que la están rompiendo”

  • Ladrón se enfoca dentro de la cultura contemporánea, enfocado en medios y dispositivos que funcionen en la promoción, distribución, discusión y exposición del arte contemporáneo y de forma más reducida otras disciplinas.

 

  • Librería Casa Bosques reúne una destacada selección de libros y revistas nacionales e internacionales de la escena independiente.

 

  • 8106.tv: un blog especializado en música, donde las ideas son más importantes que las noticias.

  • Producción audiovisual y en general. Tus sueños más salvajes hechos realidad.

 

  • Es una galería de arte contemporáneo comprometida con la producción de proyectos curatoriales y la promoción de artistas jóvenes con trayectoria ascendente en la esfera nacional e internacional.

 

  • Fundación Casa Wabi es una asociación civil sin fines de lucro que busca impulsar la colaboración y el compromiso social a través de las artes.

 

  • Local.mx es una guía de la Ciudad de México que presenta lo más interesante, raro, propositivo y bien hecho de la agenda cultural y gastronómica.

 

  • Terremoto es una plataforma de comunicación dedicada al arte contemporáneo alrededor de la Ciudad de México y el continente americano con un enfoque específico en el Sur: desde los estados fronterizos de México y EE.UU. hasta América Central, el Caribe y el Cono Sur.

 

  • ONDA.MX es una plataforma digital de difusión dedicada a la vibrante escena artistica de la Ciudad de México.

 

Te dejara enganchado

Letras recomendadas