El ser humano siempre ha tenido la necesidad de intervenir las estructuras de los espacios públicos en los que se desenvuelve, usándolos como lienzos en los que plasma nuestra historia y demás procesos que enfrentamos como sociedad.

Tomando en cuenta lo anterior ¿Qué pasa cuando el arte urbano y las ciencias sociales se unen con un mismo objetivo? Diego Álvarez nos cuenta un poco de su ideología, su formación y la manera en la que éstas influyen en su obra artística.

 

¿Cómo fue tu primer acercamiento al arte?

-Desde niño, mi hermano pintaba y también me enseñó sin embargo, inició en la carrera, yo estaba estudiando psicología y poco antes de terminar la carrera pensaba que estaba muy bien pero también me encantaba el arte. De hecho, el primer proyecto que tuve fue muy vinculado con la psicología. El Instituto Mexicano de la Juventud (IMJ) lanzó una convocatoria para apoyar proyectos hechos por jóvenes para jóvenes, y yo hice una especie de campaña anti-publicitaria; la justificación fue que los adolescentes tienden a ser blanco fácil para las marcas y construyen su identidad a partir del uso o no de cierta marca de ropa, o cosas así. Mi propuesta fue hacer carteles que generaran conciencia en torno al efecto que tiene la publicidad en la identidad juvenil, y eso fue lo primero que hice terminando la carrera, una fusión de arte público con la psicología.

**Supongo que pensabas en dedicarte toda tu vida a la psicología ¿Cómo fue dar este paso y enfocarte más bien al arte?

-Siempre tuve esa cosquilla, realmente estudié psicología porque me interesaban muchas áreas dentro de las humanidades como la antropología o historia y obviamente el arte. No es muy común que te animes a estudiar arte, o al menos en mi casa era visto como una preocupación económica, con la psicología puedes encontrar trabajo relativamente fácil, además esta dentro de las humanidades y me interesa mucho el tema. Para mi el psicólogo individual le da terapia a la gente, pero si hay problemas en la sociedad ¿Quién ataca eso? Por eso opté por el arte para encontrar una solución a cosas que nos atañen como sociedad.  

¿Crees que tu familia ha influido en tu identidad como artista?

-Si, sobretodo mi hermano fue una influencia contundente, me enseñó a pintar desde niño. A él le interesaba mucho el arte público, aunque desde otra perspectiva porque él era arquitecto e incluso estudió una maestría en arte público. Yo por ejemplo estudié la mismita maestría, entonces la influencia es evidente.

Cuándo te pones a realizar una obra ¿Cómo vienen las ideas?

Creo que la inspiración te encuentra trabajando, sin duda. Me pasa mucho, a veces si cuando estoy en una plática se me ocurre algo y tengo que escribirlo; o hay días en los que no se que quiero hacer, pero me pongo a trabajar y ahí va surgiendo la idea.

¿Dónde encuentra Diego Álvarez su inspiración?

-No es que tengas una inspiración, la verdad es que yo tengo muchas líneas que me interesan por igual, por decir, esta onda del graffiti es como una especie de alter-ego que tengo, es un personaje en el que me permito hacer locuras en un mundo imaginario donde se mezclan el pasado y el futuro; por eso utilizo elementos prehispánicos con antenas de Wi-Fi y mucho color, cosas así. Gran parte de la inspiración viene de una rola de Rockdrigo González, quien era un rockero urbano, él tiene una rola que se llama “Tiempo de Híbridos” donde habla de “Marías ciclotrónicas”, “zarapes de neón” y de “ranchos electrónicos”. El imaginario que me detonó esa rola me ha hecho querer representarlo a través de estos rollos.

¿Cómo toma la gente el verte pintar en las calles?

-Lo que he visto trabajando en la calle (que también es por lo que me gusta y sigo haciéndolo) es la buena onda que la gente te tira. Creo que también depende de la cultura nunca he pintado en el norte del país, pero un amigo de Monterrey me decía que la gente del DF es más sensible al arte porque hasta la doñita, el señor y los niños se interesan en la obra. Lo he notado claramente, en general aquí la recepción de la gente es muy positiva lo cual es curioso pues lo hacía antes era ilegal, no tanto pintar, pero era mucho de pegar carteles y eso si es un conflicto total con la autoridad, cuando estás pintando con permiso es todo lo contrario, se acercan los polis y platican contigo o de la nada llegan señoras y te regalan botellas de agua.

¿A qué se debe que utilices tanto los colores neón?

-He querido entender por qué me gustan tanto, pero de entrada es una estrategia, a veces siento que es como hacer trampa porque son muy llamativos, pintes lo que pintes atrae la mirada. Otra cosa que me gusta mucho de los colores neón es que sólo se ven bien en vivo, es decir, digitalmente es muy difícil que una fotografía retrate tal cual las tonalidades neón, en general es complicado o al menos de eso me he dado cuenta. También la artesanía mexicana utiliza estos colores, es una parte de asumir tu herencia cultural y re-interpretarla. Los dibujitos que hago con esta estética los llamo artesanías, son parte de la cultura mexicana, nos encanta el color, es por esas ventajas que me he quedado trabajando con colores neón.

¿Tienes una disciplina favorita?

-La verdad disfruto mucho el proceso de hacer una pieza sea la técnica que sea. Lo que más hago es dibujo, y es algo que me encanta porque puedes plasmar tus ideas sin ser muy racional; por ejemplo cuando escribes ya estás intentando poner en palabras tus ideas, pero el dibujo es un lenguaje mucho más libre y directo de la mente. Para mi más que una disciplina favorita, es el momento creativo.

Platícanos un poco de tus próximos proyectos

-Pues me voy a dedicar más a mi obra personal, porque no he tenido tiempo de desarrollarla. Ha sido chistoso, por haber estudiado la licenciatura en psicología, siento que entré tarde al arte pero hoy siento que ya traigo una tendencia o una constancia en la que ya tengo muy claros los proyectos y la producción que quiero hacer el próximo año. Voy a hacer unos muros en noviembre y eso implica empezar a hacer algo que nunca había hecho; últimamente estoy muy clavado con el plancton y con las esporas como unidades biológicas mínimas, voy hacia algo un poco más abstracto, tengo esa inquietud.

Diana E. Figueroa Rodríguez

 

Ruta: encuentra tu entretenimiento

Arte alrededor del mundo

SEPTIEMBRE | recomendaciones culturales: ciudad de méxico “Los que la están rompiendo”

  • Ladrón se enfoca dentro de la cultura contemporánea, enfocado en medios y dispositivos que funcionen en la promoción, distribución, discusión y exposición del arte contemporáneo y de forma más reducida otras disciplinas.

 

  • Librería Casa Bosques reúne una destacada selección de libros y revistas nacionales e internacionales de la escena independiente.

 

  • 8106.tv: un blog especializado en música, donde las ideas son más importantes que las noticias.

  • Producción audiovisual y en general. Tus sueños más salvajes hechos realidad.

 

  • Es una galería de arte contemporáneo comprometida con la producción de proyectos curatoriales y la promoción de artistas jóvenes con trayectoria ascendente en la esfera nacional e internacional.

 

  • Fundación Casa Wabi es una asociación civil sin fines de lucro que busca impulsar la colaboración y el compromiso social a través de las artes.

 

  • Local.mx es una guía de la Ciudad de México que presenta lo más interesante, raro, propositivo y bien hecho de la agenda cultural y gastronómica.

 

  • Terremoto es una plataforma de comunicación dedicada al arte contemporáneo alrededor de la Ciudad de México y el continente americano con un enfoque específico en el Sur: desde los estados fronterizos de México y EE.UU. hasta América Central, el Caribe y el Cono Sur.

 

  • ONDA.MX es una plataforma digital de difusión dedicada a la vibrante escena artistica de la Ciudad de México.

 

Te dejara enganchado

Letras recomendadas